PAZ DE ARIPORO CASANARE QUE HACER EN ESTE HERMOSO PUEBLO
Inicio // Principal // Paz de Ariporo
Fotografías Diana Flórez Páez.
PAZ DE ARIPORO SANTURARIO NUESTRA SENORA DE LOS DOLORES DE MANARE
Santuario Nuestra Señora de los Dolores de Manare. Fotografía cortesía Jorge Bonilla.
CASANARE UN PARAISO EN EL LLANO

QUE VOY A ENCONTRAR EN PAZ DE ARIPORO SI LO VISITO

INMENSO LLANO PAZ DE ARIPORO CASANARE

paz de ariporo lo que no puede dejar de ver
MAMONA EN PAZ DE ARIPORO CASANARE
paz de ariporo venga a pasar sus vacaciones

Este es Paz de Ariporo, el pueblo en que nací, uno de los diecinueve (19) del Casanare; el más grande en extensión. Declarado Municipio en 1953, aunque antes ya existíamos; La Fragua y Moreno fueron nuestros antecesores, prácticamente de allí arriban nuestras familias y de otras veredas y  grandes Hatos que se formaron tiempo atrás, en los cuales vivían los habitantes. 

Casanare es uno de los departamentos de los llanos orientales de Colombia.  Región rica, pródiga en ganadería,   arroz, petróleo, fauna y flora. Paz de Ariporo tiene la mayor cantidad de ganado de todo el  Casanare y ocupa el segundo lugar en el país, por eso, la base de nuestra alimentación es la carne.  La “cultivamos”,  la consumimos y abastecemos distintos lugares. La ganadería es a Paz de Ariporo lo que el mar es a la costa.

Somos gente recia, competente, enérgica,  gozosa; ¡somos llaneros!, humanitarios, de alma limpia, cariñosos, habladores  y albergadores.  A nuestras casas o fincas llegaban aledaños de todas partes; todos eran bienvenidos.  Hábito que aún defendemos, pese a las dificultades.  Las fincas antiguas no tenían cercas, eran campo abierto, se respetaban los linderos, de palabra; cada uno sabía de quien era un fundo.  Con el paso de los años, a medida que los herederos comenzaron a repartirse los terrenos, se fijaron cercas de alambre y los inmensos hatos se fraccionaron en pequeñas propiedades.

No se cobra ingreso, no hay un nombre ostentoso colgado a la entrada de la puerta; Casanare en sí, es un monumental  parque y Paz de Ariporo es una arista de su corazón, con las cualidades para ser declarado “Parque Nacional” y no tendría homónimo en el mundo.  Si tan solo un poco de  orgullo tuviéramos del que goza el estadounidense al mostrar los “Everglades”, nuestra provincia engrandecería aún más, nuestro país. 

La sinfónica del llano alista sus instrumentos de cuerda, madera, metal y percusión.  El viento expulsa las primeras notas y unísono tintinean acordes;   la brisa manosea alambrados, hojas  batiéndose y  al horizonte aleteos de algún alcaraván que exclama, dando agudos a la interpretación. El agua cruje en reacción a un cuerpo que se hunde, de un refugiado huyendo a las pisadas de desconocidos.  El sol marca el compás, claro y armónico, se escucha por el llano la melodía, la de las cinco de la tarde, que lleva alas, notas altas, pisadas grandes y chicas de todos los del bosque yendo a sus madrigueras.  Es hora de dormir para, temprano, empezar de nuevo al día siguiente la algarabía de música natural, la que trajeron en sus alas, en sus picos y patas, en su andar sigiloso y sus cascabeles. La magnífica y diáfana; composición llanera.

Tigrillos, osos, zorros, alcaravanes, pumas, garzas, ranas, tortugas, cachicamos, iguanas, corocoras, zopilotes, babillas, caimanes chácharos (marrano del monte), morrocoyes, picures, lapas, guacharacas, patos (guirirí, careto, real, yaguazo, carretero), lagartijas, matos, buhos  y los “temibles” güios (una clase de anaconda), junto a incontables especies, circulan libremente por las bastas sabanas, dejándose ver como con intención, por turistas, que se extasían ante los suntuosos espectáculos, que entregan el sol  y las sombras cuando se besan entre palmeras y nadan en  morichales.  El chigüiro, cada vez más conocido entre colombianos y extranjeros, vegeta, asimismo,  en los llanos del Casanare; escrupuloso, escurridizo y a la vez curioso, corre a ampararse al  agua si lo vigilan  y desde allí, con la cabeza al aire supervisa los pasos de los acompañantes.

Cuando era estudiante, un viaje de Paz de Ariporo a Bogotá (Capital de Colombia) podía ser de tres días  si el “Pauto o el Tocaría” estaban crecidos, no había más remedio que esperar a la orilla. El bus atravesaba el río por donde se supiera que era pando; no había puentes sobre ellos. 

Fuimos un territorio abandonado de Colombia; con aflicción pienso que aún lo somos, sin embargo aparecimos en diarios, noticieros y periódicos cuando de nuestra tierra brotó petróleo en descomunales cantidades.  Nobles, o pendejos;  ilustres, en todo caso, perdonamos la  amargura que nos han causado  y  queremos nuestro país tanto como amamos nuestros suelos.   Soy  autoridad moral porque  fui víctima  de la violencia que se vivió en el  llano; muy niña tuve que salir siguiendo a mi familia.  Pero siempre añoré  y al volver fue cómodo sentirme, “de nuevo” llanera.

Se me infla el pecho fachendoso y afirmo que esta  fortuna es  inapreciable.  El ingreso per cápita sigue siendo uno de los más altos del país; casi 4 veces por encima del promedio nacional.  Casanare es promesa  de Colombia gracias a su biodiversidad y  recursos naturales; hasta hoy,  produce más del 80% del gas y casi la mitad del petróleo de toda Colombia.  Nuestros ancestros fueron  los “centauros” que liberaron el país  tras las batallas de independencia.  

Nos gusta que nos visiten, en cada rincón que ande el turista encontrará  fauna incomparable, explanadas que se disipan al  horizonte, la vista no   tropieza con montaña en muchos kilómetros,  los panoramas conciernen a los invitados, quienes pueden caminar por todas partes sin muchedumbres ni estrujones.  No hay filas ni boletos para la llanura; todos son bienvenidos.  El espectáculo lo ofrece   con sus ilustres dueños; fauna y flora. 

Amaneceres desde las cinco  engalanan el cielo y las aves se levantan siendo alarma natural para   iniciar  faenas.  Somos madrugadores y un café cargadito es batería de inicio para lo que toca. Atardeceres únicos dan  acceso a noches estrelladas, cielo despejado, ennegrecido,  intenso desde el momento en que la luna aflora  arriba de mil  aves  que vuelan posándose en los gajos  que ya ellas saben que les corresponde.

Manantiales, esteros, lagunas, topochales y morichales, reservas naturales, almacenan especies natas del terruño.  ¡Quien va no se aburre! Experimentará tradiciones, comerá lo típico y será   acogido con   gigantescas sonrisas.

LLANERO VAQUERO PAZ DE ARIPORO CASANARE
joropo paz de ariporo
parrando llanero paz de ariporo
amanecer llanero paz de ariporo
 

Paz de Ariporo muda la  piel, sin duda.  Construcciones antiguas dan nuevo aire a sus fachadas y  las calles, que antes escaseaban de  asfalto, hoy día no albergan  piedras sueltas que vuelen al paso de  grandes volquetas. No está pavimentado un cien por ciento, pero deliramos   verlo pronto.   Tolvaneras   se levantan porque la brisa despierta cada tanto a  besar las palmeras, arboledas y arbustos que pululan dentro y alrededor del pueblo.  Casas nuevas, nacientes; el tiempo es otro.  Los puentes sobre los ríos asintieron  el progreso   que hoy se tiene. Ese fue el primer paso, luego vino lo demás, incluyendo  la tecnología que permite estar al día con todo lo que pasa en el resto del mundo.  Inclusive la comunicación hasta los ochenta era precaria; dos radioteléfonos cubrían las “llamadas” entrantes y salientes y los mensajes se escuchaban el alta voz.  Hoy gozamos más holguras.   

 El desarrollo es cierto aunque no suficiente; aún nos falta.  Empero,  fulgura fastuoso y calmo; es un lugar precioso para dejar de lado la rutina, el estrés y los afanes de las grandes ciudades.

paz de ariporo antigua paz de ariporo moderna
Centro de Paz de ARiporo antiguo. Centro de Paz de ARiporo actual. (Fotografía, cortesía Sandra Silva)
PAZ DE ARIPORO PAISAJES VACAS PAZ DE ARIPORO CAMINO A FINCA PAZ DE ARIPORO SAN JOSE PAZ DE ARIPORO PAISAJES SAN JOSE
paz de ariporo fabricando chuzos y hoguera paz de ariporo armando la mamona paz de ariporo listos los chuzos para la mamona paz de ariporo mamona asandose
paz de ariporo carne de cerdo fritandose paz de ariporo carne frita de cerdo paz de ariporo mamona servida paz de ariporo amanecer en maranatha
paz de ariporo chiguiros
paz de ariporo fauna patos paz de ariporo fauna gallineros paz de ariporo parrando nancy vargas baño y vacunas de ganado paz de ariporo
paz de ariporo cuatro llanero paz de ariporo fauna guacamaya paz de ariporo palma en la sabana COMO LLEGAR A PAZ DE ARIPORO CASANARE
paz de ariporo cruzando el rio ariporo en canoa
paz de ariporo palmas
paz de ariporo paisajes llaneros paz de ariporo paisajes camino a fincas paz de ariporo cocoteros paz de ariporo entrada a fincas
paz de ariporo rio ariporo paz de ariporo vereda san jose paz de ariporo rio ariporo paz de ariporo corrales
paz de ariporo caramera perchero paz de ariporo castillos fiestas enero seis paz de ariporo castillos de polvora fiestas de enero paz de ariporo alborada musical banda
      como llegar a paz de ariporo casanare
       
Campechana  
paz de ariporo campechana+

Arriba

Inicio // Principal // Paz de Ariporo